sábado, 30 de diciembre de 2017

Miradas...

A veces parece que no alcanza todo lo que puedo hablar sobre autismo,cuando salgo a la calle y veo la intolerancia de las personas hacia mi hijo.Y no es que pretenda que todo el mundo lo ame y lo entienda como lo hacemos los que lo amamos y lo entendemos. Tampoco pretendo que todos tenga la paciencia que nosotros le tenemos.Simplemente pido tolerancia y aceptación y no porque mi hijo sea diferente sino porque mi hijo es un ser humano como vos,como yo. Quizas los que me leen seguido pueden pensar que es una obsesión y hasta que exagero o que quizas salgo yo con la mirada puesta en ver cómo miran a mi hijo.Les puedo asegurar que no.Yo salgo a la calle como sale cualquier mamá,pero les cuento que asi como Nacho va creciendo sus movimientos y sus gestos raros crecen con él y yo no pienso censurar jamás a mi hijo para que sea uno más del montón.Y no es que me molesten las miradas,porque sinceramente me encanta que mi hijo no sea uno más y sobresalga y todos lo miren.Lo que me molesta es la mirada de desprecio o esa mirada de "¿y a este qué le pasa?",o "¡miren ese raro!¡porqué se mueve tanto!" Y esas miradas aunque yo trate una y mil veces de ignorar a veces son imposibles.Como la mirada de hoy y ese insulto entredientes de esa persona que sin querer chocó Nacho en el patio de comidas del shooping. Debo decir que también hubo otras miradas dulces,llenas de amor y comprensión,también hubo sonrisas cómplices de aceptación. Pero lamentablemente uno a veces se olvida de esas miradas cuando una persona insulta a tu hijo.Y no quiero poner a esa persona como la peor del mundo.La entiendo y me pongo en su lugar pero dejenme decirles que no deja de doler.
Siempre digo que no puedo ir por el mundo con un cartel en la frente que diga "mi hijo tiene autismo" pidiendo disculpas por cosas que él hace.Yo considero que las miradas de desprecio o los insultos por algún accidente no se las merece nadie,porque justamente un accidente es un accidente,no es a propósito.
Hoy pasamos un pequeño mal momento.Y digo pequeño porque nuestra fortaleza como familia hoy pudo más y supimos sobreponernos.Pero les digo:"no somos la super familia" y otras veces puede que el golpe venga fuerte y duela mucho.Y es por eso que me encuentro una vez más hablando de Autismo y tratando de generar conciencia.
Al salir a la calle nos enfrentamos con todo un mundo,algunos se estan desmoronando a pedazos ,otros quieren desmoronar todo lo que se encuentran a su alrededor,pero dejenme decirle que hay otros que salen al mundo a construir y esos que construyen lo hacen con pequeños actos de amor.Como el chico y la chica de la zapatería que se dieron cuenta que necesitabamos ayuda con nuestro hijo especial y enseguida se preocuparon con inmenso amor por ayudarnos e intentaron de todas las maneras posibles de encontrar un zapato para Nacho.
En este fin de año quiero brindar por ellos,por esos chicos que se preocuparon por mi hijo sin conocerlo porque ellos son los que salen a construir. Y también quiero brindar por ese que lo insultó pidiendole a Dios que ilumine su alma y pueda tener paz,la paz que mi hijo tiene en la suya.
Yo los invito a pensar con cuál de estas personas se sienten identificados.Los invito a reflexionar cómo es tu mirada frente al otro que es otro diferente a vos,sea por la causa que sea.
Mi deseo que es que se multipliquen las miradas cómplices colmadas de amor y que la intolerancia que somos capaces de albergar en nuestra alma sea hacia todo aquello que nos trae pesar y nos lastiman como seres humanos.

2 comentarios:

Clipping Solutions dijo...

I appreciate your writing skill. Please keep on working hard. clipping path service

Clipping Path Quick dijo...

I enjoyed reading your post thanks for sharing it.
clipping path service